Nosotras

Las Católicas Por El Derecho a Decidir de Nicaragua, somos una organización que hemos venido reflexionando desde nuestra fe, sobre la problemática  que viven las mujeres y jóvenes de nuestro país, desde una visión feminista y queremos aportar a la misma, incidiendo en la transformaciones desiguales de poder que vivimos las mujeres en esta sociedad, partiendo desde las enseñanzas ecuménicas las cuales son; la igualdad, el amor y la justicia.

Nuestro Nacimiento

Somos una organización que surgimos en el 2006, cuando un grupo de mujeres de las diferentes corrientes religiosas iniciamos una reflexión sobre el del análisis crítico de la cultura religiosa existente, la cual es determinante en el fortalecimiento de las relaciones desiguales de poder que vivimos las mujeres en nuestra sociedad. Esta realidad nos llevo a implementar todo un trabajo sobre la reconstrucción de una nueva espiritualidad, que nos permita incidir en las mujeres, en la despenalización de sus conciencias, para que de esta forma puedan asumir las propuestas feministas y defenderlas en la sociedad.

En el surgimiento de nuestra organización fue fundamental el apoyo de IPAS Centroamérica y el de nuestra hermana Pilar Sánchez.
Este trabajo nos   ha permitido tener un papel beligerante frente a las posiciones de las diferentes jerarquías cristianas en la defensa del  aborto terapéutico y los Derechos Sexuales y Reproductivos, en diferentes departamentos del país, desde una mirada desde el aporte del feminismo a la teología ecuménica.

En dicho proceso hemos venido constatando nuestras creencias con la ciencia, lo que nos ha permitido; transformar las ideas que nos han impuesto de Dios, la reconstrucción  de su imagen y el reconocimiento de la importancia de ser  ciudadana frente a él, de tal manera que el abordaje sobre los derechos sexuales y reproductivos, particularmente la interrupción del embarazo por decisión propia o cuando la salud de las mujeres corre peligro, ha estado presente en nuestro quehacer cotidiano como organización.

Otro elemento fundamental en nuestro trabajo de reflexión es la defensa del estado laico, como una de las mayores conquistas en pro de la libertad de conciencia,  de los derechos humanos,  de la tolerancia y la democracia, haciendo nuestros los principios y enseñanzas en donde la `La Iglesia debe de respetar los principios democráticos del orden establecido; no posee títulos  alguno para expresar preferencias por una u otra solución institucional o constitucional` (ENCICLICA CENTESIMUS ANNUS).

Todo este proceso de reflexión teológica, también nos ha permitido fortalecer y divulgar las propuestas feministas. En todo este recorrido hemos fortalecido nuestra organización en la que actualmente estamos organizadas mujeres de diversas corrientes cristianas, que tienen  diversas especialidades, algunas son; maestras, psicólogas, teólogas, pequeñas productoras, abogadas, y otras especialidades, además somos de  diferentes departamentos; Masaya, Managua, León, Matagalpa.

Avanzando desde nuestra espiritualidad y desde la propuesta feminista.

En este último años hemos vendido promoviendo actividades en función del fortalecimiento de nuestro espacio, además hemos contribuido a fortalecimiento del Movimiento feminista e incidir en los tomadores de decisiones como es el caso de los y las diputadas de la Asamblea Nacional, otras instituciones del estado  y en la sociedad.

Nuestro trabajo en este último período ha estado de cara a la defensa del aborto terapéutico y el derecho a decidir, como un derecho ciudadano de las mujeres, En todo este proceso de lucha y movilización de las mujeres, las católicas por el derecho a decidir seguimos jugando  un papel muy importante, ya que conjuntamente con el Grupo Estratégico por la Despenalización del Aborto, hemos seguido desarrollado un trabajo de sensibilización, capacitación y movilización en la lucha por la restitución del aborto terapéutico, tanto a nivel nacional e internacional.

Nuestro equipo de observación; Por una Conciencia Laica, ha dado un seguimiento continuo a la situación de violencia sexual que viven la mujeres en nuestro país, enfatizando en los casos de niñas violadas y que salieron embarazadas producto de la violación, lo que ha permitido profundizar en la lucha por la causal de violación.

Uno de los aciertos más importante ha sido contar con una metodología participativa y feminista que nos ha permitido además de construir conciencia laica y empoderar a las mujeres y jóvenes en sus derechos sexuales y reproductivos, movilizarse en su comunidad, su casa y frente al estado para la defensa de los mismos.

Entre los ejes de trabajo se encuentran los siguientes:
•    Maternidad voluntaria.
•    Aborto terapéutico.
•    Violencia sexual.
•    Anticoncepción de emergencia.
•    Diversidad sexual.
•    Estado laico.
•    La reconstrucción de una nueva espiritualidad en la vida de las mujeres.